miércoles, 19 de agosto de 2020

La bioseguridad es más que una norma

El cuidado de tu salud esta en tus manos, lávalas cada hora.

Las tareas de limpieza y desinfección siempre han hecho parte del día a día, pero en los últimos meses han tomado un alcance mayor, pasaron a ser actividades vitales, que exigen mucho tiempo y dedicación, tanto así, que la industria mundial se detuvo a la espera de normas de bioseguridad o soluciones que ayudaran a mitigar los efectos de un ambiente contaminado por el Covid-19, un virus altamente contagioso, que llego para mostrarnos que se requería replantear la forma en que nos relacionamos, tanto en el ambiente laboral como social.
Y a pesar del distanciamiento social que llevamos, de cambiar hábitos de vida, de salir a la calle con tapabocas y realizar un sin número de estrategias para evitar cruzarnos con los demás individuos que también debieron salir de casa por trabajo o en búsqueda de alimentos, vemos que los contagios aumentan día a día, la tan mencionada curva sigue mostrando la ferocidad del virus y lo peor, escuchar que el número de víctimas no cesan. 

Pero que más podemos hacer, ya nos lavamos las manos, usamos tapabocas y casi ni salimos a la calle, esa es la pregunta que todos nos hacemos, sabiendo que la tan anhelada vacuna, llegará a nuestro país en varios meses. 

Lo primero que te recomiendo es no enloquecer, tomar todo con calma y hacer hincapié en el sentido común. Tú te preguntaras, qué es bioseguridad o porqué es importante, eso antes no se escuchaba y ahora todo el mundo habla de bioseguridad. 
De cierta manera siempre ha hecho parte de nuestra vida a pesar de no escuchar el término "bioseguridad", sabemos que lavar las frutas y verduras antes de comerlas es fundamental, que luego de manipular dinero debemos desinfectarnos las manos o incluso la limpieza de una pequeña herida, la hacemos de manera automática, sin necesidad que se piense que es obligatorio o una norma de bioseguridad. 
Bueno, así como ya tenemos actividades tan intrínsecas, así mismo debemos comenzar a implementar unas cuantas actividades de limpieza y desinfección de espacios y objetos, que a diario manipulamos y que pueden ser el vehículo de contagio al temido virus del COVID-19, haciendo pequeños cambios en la rutina de limpieza, puedes protegerte.

Siempre recuerda que el virus del COVID-19 se transporta fácilmente en objetos, por que puede estar activo muchas horas e incluso días, según el material del objeto, por ello, la primera protección es desinfectar todo objeto que ingresa a tu hogar u oficina, sobretodo aquellos que se deben manipular con las manos, ten especial cuidado con objetos como el celular, llaves, gafas, lapiceros, objetos que  se utilizan de manera rápida e inconsciente.
Otro aspecto al que debes prestar mucha atención es al uso correcto del tapabocas, vemos en las calle a muchas personas que no cubren su nariz o que tocan u organizan constantemente el tapabocas o mascarilla facial, para que no caigas en este error, antes de salir, lávate las manos y párate frente a un espejo para ponerte el tapabocas, acomódalo de tal manera que tape nariz y boca, que no se mueva al hablar y no talle las orejas, así no tendrás necesidad de ajustarlo en la calle, al manipularlo con las manos sucias, tu barrera de protección se perderá. Adicionalmente te aconsejo probar diferentes tapabocas, hasta que encuentres uno que no te incomode, pero que tenga una muy buena protección a virus y bacterias, recuerda que el tamaño del Covid-19 es muy pequeño y por ello no debes usar telas porosas. 
Otra excelente opción es complementar la limpieza de tu hogar u oficina con desinfección por luz ultravioleta, esta tecnología no solo elimina virus y bacterias con una eficiencia del 99.9% en objetos, también lo hace en el aíre, algo no menor, sabiendo que el COVID-19 por sus características físicas, es muy volátil, puede quedar suspendido en el aíre mucho tiempo.  Si vas a complementar la higienización con luz ultravioleta tipo C, recuerda seguir todas las instrucciones del proveedor, no  es apta para uso en humanos o mascotas, puede causar quemaduras en la piel y la retina.
Y el último consejo que te quiero dar, es escucha tu cuerpo, aprende  a distinguir las sensaciones o señales de alarma, sentirse agotado, sin ganas de caminar, con dolor muscular o de cabeza, es por algo, tu cuerpo pide quietud, requiere descanso, muchas veces nos excedemos trabajando, estudiando o hasta ejercitándonos y no damos suficiente descanso al cuerpo y esto desencadena un desbalance que nos lleva a enfermar y si no lo sabías, esto también es bioseguridad, proteger tu bienestar y velar por lleva una vida saludable, hace parte de las normas de bioseguridad, por ello, cuando escuches hablar de protocolos, o normas de bioseguridad, están hablando de actividades que siempre han hecho parte de nuestra vida, pero están modeladas por la idiosincrasia de cada pueblo, por ejemplo los asiáticos desde hace muchísimos años usan la norma de retirar los zapatos antes de ingresar y ahora casi todas las personas lo hacemos; a nivel global se volvió prácticamente una obligación o como muchos lo llaman el nuevo normal, el distanciamiento social, el uso de tapabocas, el lavado de manos cada hora, la desinfección de espacios y superficies y retirar el calzado o en su defecto desinfectar las suelas antes de ingresar. 

La desinfección con luz ultravioleta tipo C o UVC, daña el ADN o ARN de los virus o bacterias, impidiendo su replicación. Es una desinfección muy eficiente y no genera residuos tóxicos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales